dilluns, 8 de gener de 2018

Tipos de personaje en Kobold el juego de rol


Hola a tod@s y buen año! 
Ya estamos aquí de nuevo, empezando el año con una nueva entrada.
En esta entrada y en algunas posteriores voy a centrarme en hablaros y explicaros más sobre Kobold el juego de rol.
Si todo va bien, en primavera el juego verá la luz, podréis adquirirlo tanto físico como en PDF. El juego está muy adelantado como ya he dicho en alguna ocasión y falta solo alguna ilustración de la mano del artista Jagoba Lekuona y la hoja de personaje que está diseñando Eneko Menika.
Así que he decidido empezar a contar y mostrar algunas cosas del juego para todo aquel que no lo conoce suficiente.
En esta entrada y para empezar el año, os presentaré a los tipos de personaje no humanos que hay en Kobold el juego de rol. Todos estos que os presentaré a continuación son tipos de personaje disponibles para los jugadores. Antes de ir a la muestra de personajes no humanos, decir que también hay humanos y que en otra entrada hablaremos de ellos. Así como hablaremos de la magia, los dioses y demás cosas de interés que se cuecen en Tzarkuhdea y el manual del juego.
Y ahora sí, sin más preámbulos las etnias no humanos disponibles para los personajes jugadores:

Kobold.
Los Kobolds son seres similares a los homínidos. La tonalidad de su piel va desde el gris hasta el verde. Proporcionalmente hablando, tienen la cabeza bastante grande (como los Enanos o los Trasgos) y los rasgos de la cara bastante marcados. Así mismo, suelen tener 1 o 2 pequeños cuernos en la cabeza y una pequeña cola, pero no todos ellos tienen. La mayoría de ellos no tiene cabellera. Su altura media es de un metro, aunque hay algún Kobold que ha llegado al metro y medio. Suelen ser bastante flacos y es muy raro ver a un Kobold obeso. Tienen cuatro dedos en las manos, con el pulgar opuesto a los otros tres. Por el contrario, en los pies, que son bien grandes, solo tienen tres dedos. Su media de vida ronda entre los 50-60 años. Las mujeres Kobold son mucho menos numerosas, siendo a veces difíciles de ver. Según los sabios, entre los Kobolds, de cada diez varones, nace una mujer. Suelen vivir en bosques, en los huecos de los árboles o en cuevas y grutas. Son buenos mineros y excelentes guerreros, por el contrario, son bastante negados en el mundo de la magia, aunque también haya shamanes entre los kobolds (Su magia suele ser pésima). Su principal virtud es la que les otorga su Dios, “el don de la transformación” y es que los Kobold, con la bendición del dios “Vela” pueden transformarse en animal.
Kobold, ilustración de Jagoba Lekuona.


Kaeru.

No es una raza muy abundante, aunque se concentran tras el pantano Dam Dam Dá, en Ciudad Mojada, dónde permanecen sitiados desde hace más de cien años. Sus enemigos son los Urkas. Hay quien opina que son príncipes humanos que cayeron bajo el embrujo de alguna maldición que les envió algún dios molesto por algún acto en tiempos pasados. Ocupando una apariencia bastante distinta, su aspecto es el de una rana humanoide. Es una rana de mayor tamaño erguida sobre sus dos patas traseras. Sus ojos son grandes y amarillos. Su piel es verdosa con pequeñas manchas de color verde oscuro o marrón. Miden sobre los 120cm y pesan entre 30 y 60 kilos. Son insectívoros. Es casi imposible distinguir un macho de una hembra… Si es cierta la leyenda de su origen…no hay hembras.

Gátido.

Los Gátidos son una raza fantástica que se asemeja a un gato, pero de apariencia humanoide. Su tez está cubierta de pelaje de diferentes tonos de piel, al igual que los gatos más comunes. Sus ojos son grandes y rasgados, de color amarillo o verde. Tienen manos con cinco dedos y patas de gato. Su constitución es muy variable, hay tanto demacrados, como orondos. Pero sin importar su peso, son exageradamente ágiles y rápidos. Miden algo más de un metro de altura. Sus garras son afiladas y pueden usarlas para cortar como si de un cuchillo se tratase. Les encanta el pescado, por ello hacen sus poblados cerca de ríos o mares. Les gusta la tranquilidad, por ello pueden llegar a dormir hasta 18 horas al día. Tienen la habilidad natural de caer siempre de pie, sin importar la altura o la situación.

Elfo del bosque.

Se asemejan a los humanos aunque más bajos, midiendo alrededor del metro y medio; con rasgos de naturaleza. A diferencia de los enanos son de constitución fina. No tienen bello facial, ni corporal. Sus cuerpos son atléticos y sus rostros bellos, con las orejas picudas, pómulos sobresalientes y mentón afilado sin olvidarse de su propio cabello, que a su vez es fino y elegante. Son muy longevos pudiendo vivir algo más de 200 años sin envejecer. Aman la magia y la naturaleza por encima de todo.

Elfo de los mares.

Parecidos a sus hermanos de los bosques aunque más altos y de espalda algo más curva, miden alrededor del metro sesenta; con rasgos acuáticos. Sin pelo en ninguna parte de su cuerpo, en la cabeza tienen pero parecido a algas. Sus cuerpos son atléticos y su piel son escamas, con las orejas picudas, pómulos sobresalientes y mentón afilado. Son muy longevos pudiendo vivir algo más de 500 años. Aman el mar y el océano por encima de todo. Pueden respirar y vivir fuera del agua, pero al no ser su hábitat natural, sufren penalizadores.

Elfo de las sombras.

Son los más bajos de la raza élfica, midiendo alrededor del metro veinte; con rasgos demacrados y piel grisácea. No hay elfos orondos, pero los más flacos de todos son los de las sombras. No tienen bello facial, ni corporal y sus cabellos son blancos o grises. Las orejas picudas, los pómulos sobresalientes y el mentón. Son los menos longevos entre los elfos viviendo poco más de 100 años. Aman la magia y adoran a la diosa muerte por encima de todo.


Elfo de las sombras, elfo de los mares y elfo de los bosques, ilustración de Jagoba L.

Enano.

La primera criatura creada por el Dios Ymir; los enanos son seres que se asemejan a los humanos pero más bajos y con un aspecto duro, pétreo, que refuerza la leyenda que dice que en lugar de nacer se les talla en piedra. Su estatura ronda entre el metro y el metro y medio. Son hábiles y fuertes, acostumbran a llevar largas y cuidadas barbas (en el caso del varón). Al igual que los Kobold, en la raza enana escasean las mujeres. Sus cabellos pueden ser rojos, blancos, negros o dorados. Famosos por su gran habilidad y destreza, son creadores de grandes cavernas y minas, grandes estatuas y grandes artefactos de trabajo. Las primeras joyas y las primeras armas de fantasía fueron abastecidas por enanos herreros. Debido a su longevidad, pueden llegar a vivir más de 300 años; intentando dar vida a sus creaciones y artefactos, pero ese don solo lo poseen los dioses. La habilidad especial de los enanos, aparte de ser los mejores artesanos de fantasía, es la transformación en roca, habilidad que usan para esconderse bajo las montañas.

Enano, ilustración de Jagoba Lekuona.


Amathy.

Los Amathys son vulgarmente conocidos como “pato-kobolds”. Años atrás los Amathys eran una especie primitiva de patos humanoides y fueron los kobolds los que los “civilizaron”. Desde entonces son dos etnias que están hermanadas y que se apoyan y conviven en tribus y poblados. El plumaje de los Amathys es blanco, con algún tono marrón. Su pico y sus patas son como las de un pato común pero de mayor tamaño. En vez de alas tiene brazos cubiertos de plumas con manos de cuatro dedos. Son de tamaño similar a los Kobolds y con el paso de los años han aprendido mucho, habiendo incluso algún sacerdote adorador de Cthulhu o Maná entre ellos. Les encanta el combate y pese a su apariencia un poco ridícula, son excelentes guerreros. Los reyes Amathys gustan de hacer combates de gladiadores; su mayor pasatiempo. Pese a que pueden aprender cualquier idioma y hablarlo, su acento siempre se hace notar. Cuando no viven con los kobolds, gustan de vivir cerca de ríos y lagos.



Amthy, ilustración de D-Lirio.

Ku-Ma.

Los miembros de los clanes Ku-Ma son seres mitad hombre y mitad oso que habitan en los bosques al sur de Kamildon, Mattugur. Su apariencia es la de mujeres y hombres fuertes, esbeltos y velludos (casi todo el cuerpo lo tienen lleno de pelo), con el ceño sobresaliente y las cejas pobladas, con garras en vez de manos y mandíbula de oso. Aman la naturaleza y adoran al dios Ymir. Suelen vivir en copas de árboles donde hacen cabañas o en prados, donde hacen sus granjas. No les interesan el oro ni las joyas, lo que más aman es la tranquila vida de los bosques, así como la apicultura, trabajar el huerto… Pese a tener una apariencia intimidadora, son pacíficos siempre y cuando respeten la naturaleza. Miden casi dos metros de alto y pesan más de 300 kilos.

Sabueso.

Los sabuesos son cánidos humanoides, la mayoría con rasgos de perro. Su pelaje varía, como el de los perros; puede ser marrón, gris, blanco, negro e incluso de varias tonalidades juntas. Comen cualquier cosa, pero su debilidad es la carne fresca. Son excelentes cazadores y rastreadores, teniendo un olfato completamente superior al de cualquier otra criatura fantástica. Su tamaño suele ser algo superior al del gátido, y al igual que estos, hay más menudos y otros más rollizos. Son muy fieles y serviciales, pero muy recelosos con sus cosas. Puede ser un buen amigo o un peligroso enemigo. Los Sabueso que son jinetes gustan de usar perros de monta preferiblemente antes que otras monturas.

Y aquí me despido hasta la siguiente entrada, donde seguiré añadiendo información sobre Kobold el juego de rol.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada